Se encuentra usted aquí

Fotocentro

 Fondo Fotográfico, Francisco de Castro

Este documento tiene como finalidad ofrecer parámetros de valoración de los fondos fotográficos desde el punto de vista técnico, tomando como ejemplo el Fondo Fotocentro Francisco de Castro, y de esta manera facilitar la labor de selección y descarte de los fotogramas duplicados o que se encuentren en un mal estado de conservación.

Busca, ante todo, justificar la conservación de registros fotográficos, siguiendo criterios técnicos y de estado de conservación, y teniendo presente que deben programarse labores de microfilmación y digitalización. Lo anterior garantiza que la información contenida en los fotogramas hará parte del acervo documental del archivo al que pertenece, en soportes mucho menos perecederos y al alcance de todo tipo de usuario.

El fondo fotográfico Fotocentro Francisco de Castro fue donado por la familia Castro al Archivo de Bogotá en el año 2004. Cuenta con cerca de 90.000 registros de tomas fotográficas entre los años de 1968 y 2000. La principal problemática que plantea este fondo a nivel de almacenamiento es el gran volumen de fotogramas, pues cada registro tiene en promedio una placa en diferentes formatos, cuatro negativos de 35 mm., y cinco positivos b/n y color (algunos registros contienen fotos iluminadas. Ejemplo Foto No. 1), sumando un total aproximado de un millón cincuenta mil (1.050.000) unidades. Este gran número de fotogramas implica, para su procesamiento técnico y conservación, una inversión considerable en recurso humano, insumos y en espacio físico.

Aunque ya se han llevado a cabo algunas labores de selección, es necesario concretar criterios para llegar a conservar físicamente los fotogramas que lo ameriten. Se deben tener en cuenta aspectos como: evolución técnica y artística del fotógrafo, su implicación en la historia de la fotografía de Bogotá y del país y el estado de conservación. Con respecto a este último criterio, conviene escoger la copia fotográfica que se encuentre menos afectada por deterioros, pues una inversión en procesos de conservación o restauración debe ser evaluada teniendo en cuenta los altos costos.

Esta selección no pretende disminuir, seccionar o reducir el Fondo de forma indiscriminada. La selección de la documentación a conservar debe cumplir con ciertas condiciones relacionadas con su materialidad, como:

 

1. Valor técnico

Este aspecto destaca las particularidades en cuanto a técnica de elaboración del fotograma. Como se ha dicho, Fotocentro está compuesto técnicamente por placas de negativos de diferentes formatos, negativos de 35 mm., y positivos en b/n y color. Además cuenta con una serie de fotografías iluminadas.

Las placas de negativos son acetatos y poliéster de celulosa, o celuloide cubiertas por tres capas: la antiabrasiva, que es la capa externa formada por derivados de lacas y protege la imagen de roces y rasguños; la fotosensible, que está formada por gelatina y haluros de plata; y la capa adhesiva, que va entre la emulsión y el soporte. Su utilización se remonta a principios del siglo XX y se empleaba preferiblemente en retratos de personas o grupos de personas, debido a que su tamaño permitía la reproducción por contacto; es decir, el fotógrafo no requería de una ampliadora especial para lograr su copia en papel. Además, fue una de las técnicas más económicas, pues no requería de un acetato especial en cuanto a calibre o calidad.

El fotógrafo podía escoger el acetato de su conveniencia según el uso que le diera a la fotografía. Si la ampliación del retrato no requería ningún tratamiento particular, bien sea contraste de tonalidades o fondos especiales, el soporte podía ser flexible y de baja calidad. Por el contrario, si el fotógrafo veía la necesidad de conservar sus negativos para futuras copias o éstas requerían un contraste marcado de contornos y fondos, la calidad del acetato debía ser mayor.

En el caso del fondo Fotocentro, un alto porcentaje de placas de negativos son de muy buena calidad.  Don Francisco de Castro realizó sus retratos en acetatos y poliésteres de calibres altos, imprimiéndole un alto porcentaje de permanencia a sus registros.

Los negativos de 35 mm. provienen de la  primera película en carrete de 24 exposiciones, fabricada por George Eatsman –fundador de la Kodak- en 1884 . Es el formato más utilizado en las últimas décadas, en lo referente a fotografía análoga. En el caso de las películas en blanco y negro, su estructura básica fue dada por la composición de la placa .

Las películas utilizadas para negativos en color tienen una estructura compleja compuesta por diferente número de capas, cada una de estas capas es sensible a uno de los tres colores básicos. Estas capas fotosensibles están acompañadas de dos emulsiones compuestas por materiales gelatinosos: una de las emulsiones permite acelerar los procesos de estimulación fotosensible y es llamada emulsión rápida y la otra, por el contrario, retarda la fotoestimulación y es llamada emulsión lenta. Esta doble acción crea equilibrio en las reacciones químicas y permite obtener la gama de colores. Se trata de varias capas de cada color protegidas con filtros y aisladas con el fin de evitar filtraciones y/o distorsiones.

El fondo fotográfico Fotocentro cuenta con un total aproximado de 420.000 negativos de 35 mm. b/n y color, en diferentes formatos; puede hallarse desde un fotograma por registro hasta tiras de cinco tomas de un mismo personaje en diferentes posiciones. Su valor radica en que es una de las técnicas que logró la estandarización a nivel industrial en muy poco tiempo. Su uso se popularizó casi inmediatamente después de su perfeccionamiento a mediados del siglo XX, debido a que permitía muchas más tomas de las que ofrecía la placa (máximo dos). Otra ventaja de los rollos de 35 mm., fue que con ellos comenzó una gran industria de cámaras fotográficas que estarían al alcance de aficionados y público en general. Así, la fotografía salió definitivamente del estudio e hizo parte de la vida cotidiana del ciudadano.

Los positivos sobre papel son reproducciones, ampliadas o no, de tomas fotográficas que se encuentran en negativo. Existe gran cantidad de técnicas que dan cuenta de las variaciones en la utilización de diferentes tipos de papel y métodos de reproducción, desde el inicio de la fotografía hasta hoy.

En los últimos tiempos, por lo general se utilizan papeles de alta calidad con gran contenido de algodón debido a que de lo contrario, la película o emulsión que se superpone puede verse afectada. El desarrollo de la imagen sobre papel empezó en 1937, gracias a William Henry Fox Talbot , primero como papel negativo y luego como positivo, sacando varias copias de un solo negativo. El papel fotoestimulado debe ser sometido a baños de reveladores, fijadores y agua, que por medio de reacciones químicas hacen que las partículas de haluros estimuladas cambien su tonalidad y aparezca la imagen.


El fondo fotográfico Fotocentro cuenta aproximadamente con 525.000 positivos, donde la mayoría son fotografías en blanco y negro, seguidas por fotos a color y un muy bajo porcentaje de fotografías iluminadas. Para las dos primeras, su valor técnico esta fundamentado en que, a pesar de tratarse de un proceso estandarizado industrialmente, da cuenta de la evolución en el perfeccionamiento de la técnica por parte de don Francisco de Castro.

Por otra parte, las fotografías iluminadas tienen un valor agregado dado por el concepto de originalidad al considerarse únicas.

La fotografía iluminada surgió gracias a la limitante que ofrecían las fotos en blanco y negro. Los fotógrafos tuvieron que emplear diferentes técnicas para imprimirle color, lo mas real posible, a sus tomas fotográficas. Con ese fin fueron utilizadas, entre otras, técnicas como la acuarela, el lápiz de color, el carboncillo y el óleo, siendo este último el más recurrente.

El fotógrafo Francisco de Castro iluminó fotografías desde el inicio de su laboratorio Fotocentro, en 1968. Sólo con una pequeña revisión es posible notar cómo en tres años el fotógrafo va adquiriendo destreza en el manejo de la técnica y habilidad en los detalles. Las fotografías que se muestran a continuación permiten percibir la evolución que hubo a nivel técnico y artístico en el laboratorio fotográfico Fotocentro:

Es evidente la evolución artística de la fotografía iluminada en el laboratorio de Francisco de Castro, el uso del color y los detalles hacen de esta técnica, un verdadero aporte técnico a la historia de la fotografía de la ciudad. Como valor agregado, la mayoría de fotografías destinadas a la iluminación, tienen inscripción en el anverso donde se anota como debía proceder a colorearla. Una muestra de ello es la siguiente imagen.

 

2. Estado de conservación

Este criterio, tan importante como el anterior, permite descartar los fotogramas que se encuentren en mal estado de conservación. Sólo debe aplicarse en los casos en que existan más copias del fotograma seleccionado para conservación total. Con este criterio no se incluyen los fotogramas escogidos por su valor técnico y artístico –placas y fotografías iluminadas.

A continuación se mencionarán algunos deterioros comunes en fotografía que ameritan tenerse en cuenta al momento de escoger el fotograma a conservar permanentemente:
 

Deterioro Biológico

Hongos

Micelio

Talo de los hongos que se constituye en su aparato vegetativo. Se reconoce en forma activa por la presencia de manchas o puntos de coloraciones que varían de rojos a cafés, las cuales en apariencia son pulverulentos.

 

Mancha

Pigmentación que acompaña el micelio

 

Debilidad de soporte


Cuando el ataque biológico es severo, se produce una destrucción de las fibras del papel, razón por la cual este se torna débil.

 

Faltantes

Cada una de las pérdidas graduales del soporte ocasionadas por el agente biológico.

Insectos

Abrasión

Asociado con el desgaste de la superficie del soporte por la acción de insectos.

 

Faltantes 

La presencia de insectos genera lesiones en el soporte tales como galerías o perforaciones.

 

Deterioro Químico

Soporte

Cambio de coloración en la imagen

Asociado generalmente con la acidez transmitida por otros materiales que entran en contacto con el fotograma. Igualmente esta asociado con deficiencias en la técnica de revelado.

 

Cambio de coloración en el soporte

Oscurecimiento del soporte provocado generalmente por contacto con materiales de almacenamiento de baja calidad.

 

Deterioro Físico

Manchas de Humedad 

Alos  provocadas por el contacto con sustancias liquidas. En algunas ocasiones está asociado con el levantamiento de la emulsión y deterioro biológico

Fragmentación 

Separación total del soporte en pedazos

Rasgaduras 

Desgarros parciales del soporte

Faltantes  

Pérdida parcial del soporte

Deformación de planos

Alteración del plano en el soporte

Manchas  

Marcas producidas por adhesivos, sustancias grasas, tintas y humedad

Abrasión 

Levantamiento de las capas superficiales del soporte

Exfoliación

Separación en capas del soporte en las esquinas. Dado únicamente en fotografías sobre papel

Suciedad

Materiales acumulados, no deseados, en la unidad tales como: polvo, excrementos de insectos, telarañas, hollín, entre otros

 

Emulsión e Imagen

Rayadura

Marcas de elementos punzantes sobre la emulsión de negativos y ampliaciones

Desprendimiento

Separación de los estratos que componen la fotografía

Craqueladuras

Caballetes

Decoloración de Imagen

Pérdida de definición en contornos

Desvanecimiento

Pérdida de contraste

Brillo Metálico

Efecto plateado sobre la imagen. Se observa únicamente  con luz rasante a 45°

Manchas

Aluden a las marcas irreversibles producidas por adhesivos, grasas, tintas y humedad en la imagen

Faltantes

Perdida de partes correspondientes a la unida

 

Cuadro de Selección del Material Fotográfico del Fondo FotoCentro Francisco de Castro

Referencias:

DERBY Deborah, Barger Susan, Kennedy Nora and  Carol Turchan. Caring for Your Photographs in the AIC Brochure Guidelines for Selecting a Conservator. American Institute for Conservation of Historic and Artistic Works (AIC). U.S.A. 1997

DESASTES, Fernández Blanca. “Fotografías” en Escuela Iberomericana de Archivos: Experiencias y Materiales. Sellos, fotografías y documentación notarial. Ministerio de Educación y Cultura. Madrid 1999.

EATSMAN Kodak Company. Conservation of Photographs. Publication F-10. Rochester, New York: EKC, 1995.

ICC / CCI Notes. Canadian Conservation Institute Notes, 1030 Innes Rd., Ottawa Ontario Canada 1985.

The Care and Preservation of Photographic Prints in the AIC Brochure Guidelines for Selecting a Conservator. American Institute for Conservation of Historic and Artistic Works (AIC). U.S.A. 1997

SANTANDER, Javier. Los Negativos Fotográficos. En: Contacto, números 4 y 5. Archivo General de la Nación. Octubre de 1996

preview9 pieceCaptura de pantalla 2016-04-07 a la(s) 10.21.02

preview6 pieceplaza de Bolivar

Todos los derechos reservados para el Archivo de Bogotá | 2009 - 2017